Atención: mercurio en el mar

¿Qué pescado puede comer?

Bocadillo de atún y olivas, o pasta con atún, o quizás ensalada fresca de tomate con cebolla y atún,.. ¡qué delicia!

Pero de todo eso ya hace mucho que a casa no comemos y parece que la cosa va por largo. Pero, ¿por qué? ¡Si se ha comido toda la vida!

Ya hace años que se habla de eso y cada vez se amplían más las recomendaciones de evitar la ingesta de pescado con alto contenido en mercurio.

Comer pescado es saludable y seguro siempre y cuando escojamos bien la especie.

Pero cuando estamos en el supermercado y no recordamos del cierto cuales sí y cuáles mejor que no, y acabamos por comer cada semana el mismo pescado.

Qué lio, verdad?

Vamos a desenredarnos.

¿Por qué nos preocupa?

El mercurio es un elemento presente en la naturaleza. Su forma natural en la corteza terrestre puede provenir de la actividad volcánica, la erosión de rocas o la actividad humana.

En el último siglo la actividad industrial se ha convertido en la principal causa de emisiones de mercurio.

Una vez en la naturaleza, el mercurio puede transformarse en metilmercurio, que es un contaminante medioambiental potencialmente neurotóxico.

Es importante hacer mención que existen diferentes formas de mercurio, que difieren por su grado de toxicidad y sus efectos sobre la salud.

¿Cómo puede afectar la salud?

El mercurio elemental y el metilmercurio pueden ser tóxicos para el:

  • Sistema nervioso central y periférico
  • Sistema immunitario
  • Aparato digestivo
  • Pulmones
  • Piel
  • Riñones
  • Ojos

En concreto, la ingesta de mercurio puede ocasionar trastornos neurológicos y del comportamiento, con síntomas como temblores, insomnio, pérdida de memoria, efectos neuromusculares, cefalea, disfunciones cognitivas (retraso mental) y motoras.

¿Dónde se encuentra?

Puede estar presente en mayor o menor medida en los productos de pesca (pescado y marisco). La cantidad de mercurio en los peces está relacionada con su ingesta, por lo que los peces depredadores, de gran tamaño y mas longevos son los que más concentración de mercurio tienen.

ESPECIES CON ALTO CONTENIDO EN MERCURIO: Pez espada/Emperador, Atún rojo (Thunnus thynnus), Tiburón (cazón, marrajo, mielgas, pintarroja y tintorera) y Lucio.

ESPECIES CON BAJO CONTENIDO EN MERCURIO: Abadejo, Anchoa/Boquerón Arenque, Bacalao, Bacaladilla, Berberecho, Caballa, Calamar, Camarón, Cangrejo, Cañadilla, Carbonero/Fogonero, Carpa, Chipirón, Chirla/Almeja, Choco/Sepia/Jibia, Cigala, Coquina, Dorada, Espadín, Gamba, Jurel, Langosta, Langostino, Lenguado europeo, Limanda/Lenguadina, Lubina, Mejillón, Merlan, Merluza/Pescadilla, Navaja, Ostión, Palometa, Platija, Pota, Pulpo, Quisquilla, Salmón atlántico/Salmón, Salmón del Pacífico, Sardina, Sardinela, Sardinopa, Solla, y Trucha.

Los demás tienen un contenido medio.

¿A quién afecta especialmente?

  • Fetos y niños: dado que están en desarrollo son especialmente sensibles al efecto del mercurio sobre el sistema nervioso.  La ingesta de mercurio en una madre gestante puede dañar el cerebro del feto ya que el mercurio atraviesa la placenta, pudiéndole ocasionar retraso cognitivo, afectación de la memoria, de la capacidad de concentración, el lenguaje, las aptitudes motores y espacio-visuales finas del niño.

El mercurio también se puede pasar a los niños a través de la lactancia materna.

  • Personas con exposición crónica a niveles elevados de mercurio: en determinadas poblaciones que practican pesca de subsistencia se ha observado entre 1,5 i 17 por cada 1000 niños presentaban trastornos cognitivos (leve retraso mental) causados por el consumo de pescado contaminado.La enfermedad de Minamata es la expresión de la exposición crónica  a la ingesta de pescado con elevadas concentraciones de mercurio.

¿Cómo evitarlo?

Debemos evitar la ingesta de pescado o marisco con altas concentraciones de mercurio.

El mercurio no se elimina cocinando ni congelado.

Recomendaciones de la AESAN

Niños menores de 10 años, mujeres embarazadas o que planifican una gestación, y mujeres en periodos de lactancia: Evitar toda ingesta de pescado con alto contenido de mercurio. Comer 3 -4 raciones a la semana de pescado con bajo o medio contenido de mercurio.

En niños/as de 10 a 14 años: máxima ingesta de pescados con alto contenido de mercurio 120g al mes. Comer 3 -4 raciones a la semana de pescado con bajo o medio contenido de mercurio.

Resto de población: Comer 3 -4 raciones a la semana de pescado a la semana (sin restricción de especie).

Entonces, ¿podemos comer pescado?

No sólo se puede sinó que es muy recomendable. Comer pescado es saludable y seguro. Pero debemos poner atención a las especies que se comen. Se recomienda entre 3 y 4 raciones a la semana de pescado con bajo o mediana concentración de mercurio.

Yo prefiero la baja.

Que es una ración? Una ración de pescado equivale aproximadamente al contenido de pescado que cabe en la palma de la mano del niño.

¡Qué no te líen!

El mercurio en forma de tiomersal (etilmercurio) se utiliza en cantidades muy pequeñas como conservante de algunas vacunas y fármacos. Éste se degrada rápidamente por el organismo y no se acumula. No lo confundas con el metilmercurio!

Las evidencias científicas lo tienen claro: no hay pruebas de que la cantidad de tiomersal utilizada en las vacunas suponga un riesgo para la salud. Que eso no te eche para atrás en vacunar a tus hijos!!

Entonces, ¿me quedo sin ensalada de atún? En casa hemos substituido esos platos hechos con atún por caballa, y os prometo que los platos ¡siguen siendo una delicia! Pero atención, no abuses de las conservas que en general continen mucha sal.

Bibliografía de referencia:

Asociación Española de Pediatría (2019). NOTA INFORMATIVA DEL COMITÉ DE ALIMENTACIÓN INFANTIL Y LACTANCIA MATERNA DE LA ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE PEDIATRÍA. Recuperado de https://www.aeped.es/comite-nutricion-y-lactancia-materna/nutricion-infantil/noticias/nuevas-recomendaciones-consumo-pescado

OMS (2017) El mercurio y la salud. Recuperado de: https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/mercury-and-health

 

Sentir-se llegint