Botellas de emociones

TIEMPO DE LECTURA: 3 MINUTOS

¡Bienvenidas emociones! Una propuesta elaborada con la colaboración de Daniela Escobar e inspirada en el cuento de Anna Llenas.

Una manera de adentrarse a través de la creatividad y el juego hacia la educación emocional, a la vez que conectas con tu hijo o hija, y aprende habilidades tan importantes como la expresión emocional, la escucha y la empatía.  

Reconocer las propias emociones y las de los demás y saber poner nombre es el primer paso hacia el bienestar emocional.

En esta actividad quiere haceros más fácil hablar sobre las emociones ALEGRIA (contento y contenta), AMOR, CALMA; TRISTEZA, RABIA (enfadado y enfadada), MIEDO,… en “frío”.

Considerando la edad y el interés del niño elaborad la manualidad conjuntamente, ¡adaptándola a vuestros gustos! Cualquier recipiente (ideal si es reciclado) os puede servir.

Os recomendamos mantener estos colores, que le sonaran familiares si lee en casa o en la escuela el bonito libro Monstruo de colores, ¡muy recomendable!

Dejad las botellas de las emociones visibles en algún lugar de la casa, y buscad un tiempo durante la semanas para ir llenándolos de momentos en los que hagáis vivido cada emoción. Podéis escribirlos o dibujar la situación que os ha desencadenado la situación, y se es pertinente reflexionar sobre lo que se ha hecho.

Es necesario buscar un clima agradable y lúdico, respetando la elección del niño de compartir o no lo vivido y permitir la expresión libre. Puede ser más beneficioso un “si llega el momento que me lo quieres explicar estaré aquí para escucharte” que forzar la situación.

2

Participad todos, adecuando vuestras explicaciones a la edad del niño. Es positivo que los adultos reconozcamos que también sentimos emociones. Todas las emociones son buenas, no así todos los comportamientos a los que puedan derivar. Las persones adultas también sentimos emociones agradables y desagradables, y podemos reflexionar en voz alta sobre nuestras actitudes, pedir disculpas si es pertinente, manteniendo siempre una finalidad educativa hacia el niño. Explicaremos sólo el motivo si es beneficioso para él conocerlo.

Pasadas unes semanas, podéis revisar conjuntamente las botellas que queráis: revivir los momentos positivos de alegría, amor y calma, y revisar los cambios que se han producido en la gestión emocional de las emociones desagradables. Os sorprenderéis!


Sentir-se llegint